La autonomía puede variar enormemente dependiendo del modelo. Va desde 20 minutos a más de 60 minutos en modo normal para el mejor equipo. Por lo tanto, la batería (a menudo de iones de litio) desempeña un papel considerable, especialmente cuando la batería es extraíble y la primera puede recargarse cuando la segunda está en funcionamiento. Este criterio es más importante si se trata de la aspiradora principal en un hogar grande.